martes, 28 de julio de 2015

Taking the Beach


It Girl México
por Gabriel Villaseñor

¿Cómo les va en sus vacaciones? Veo que muchos siguen en Europa y otros vienen regresando para disfrutar los últimos días de julio en las playas mexicanas. Sol, mar y arena son la dosis perfecta para aliviar cualquier mal, ni siquiera el tequila es tan efectivo. A nadie le cae mal un fin de semana lleno de diversión y menos si se trata de un escape paradisiaco, It Girl México estuvo recorriendo los destinos nacionales más fabulosos y les trae una súper guía para cuando estén de visita por ahí sepan que hacer para pasarla tan divine como una auténtica It Girl.

#ITGIRLTAKESPUNTAMITA:
Para hospedarse en Punta Mita, nada como el St. Regis.
Este verano dos de mis mejores amigas solteras y yo decidimos lanzarnos al destino más exclusivo de todo México y ver si realmente era el paraíso de paraísos. Ya había escuchado que para no mover ni un dedo y tener un trato de primer nivel no había nada como Punta Mita y la verdad es que desde que el chofer nos recogió en el aeropuerto hasta que nos llevó para regresar a la Ciudad de México, me sentí como si estuviese viviendo la plena vida en rosa.
El Champagne Ritual es toda una odisea en el St. Regis Punta Mita.
Tras tomarme mi primer margarita de bienvenida en el lobby comencé a darme cuenta que eso que dicen que Punta Mita es sólo para recién casados es un completo cliché. Si la mayoría de los visitantes son parejitas pero la neta, mis amigas y yo la pasamos divine. Al segundo que nos entregaron la llave de la suite, desempacamos, admiramos la vista al mar del cuarto, cambiamos de jeans a traje de baño y nos fuimos en búsqueda de solteros. El St. Regis cuenta con tres albercas pero aquí “entre nos” la mejor es la del Beach Club; las otras están un poco aburridos mientras que esta cuenta con DJ, bar y servicio de dos restaurantes. Los cinco días que estuvimos ahí disfrutamos de la exquisita comida de “Mita Mary Boat” destacando las tostadas de atún como lo mejor de la carta.
Vitamin Sea & Champagne.
La primer noche también cenamos en “Mita Mary Boat” y disfrutamos de una cena a la orilla del mar. Eso si como en Punta Mita no hay antros, tuvimos que buscar un bar y el único que encontramos abierto hasta “tarde” era el de Four Seasons que cerraba a la 1:00am pero fiesta no nos falto. Bien dicen que no hay como las amigas y aún así que éramos dos almas en el bar nosotros nos juramos en el antro. Sobre que otros lugares están buenos para cenar, el mejor es el “Carolina” que está dentro del St. Regis Punta Mita y el único con Cinco Estrellas Diamante en el Pacífico. Personalmente creo que lo mejor es pedir al centro un poco de toda la carta y como los platillos son en porción pequeña, al final repetir lo que más sea de su agrado. Yo quedé fascinado con la langosta y con la sopa de tortilla. Otro que no puede faltar en su agenda es el reconocido “Sufi”, famoso por ser el lugar a donde asisten las personalidades más famosas de distintos ámbitos como política, deporte, cultura y por supuesta farándula y espectáculo.
La playa en Punta Mita.
La noche quizás sea corta pero el día parece que no se acaba en Punta Mita, por eso el Hotel St. Regis Punta Mita ofrece una variedad de actividades para explotar hasta el último rato de sol. Nosotros nos aventuramos hacia las Islas Marietas y con todo que yo no era el más apuntado para ir, terminé por hacer todo el plan de la expedición; desde esnorquelear hasta el corazón de la Isla, realizar paddle y observar toda la reserva natural del lugar. Para quien no es tan intrépido y prefiere relajarse, el Spa Remède ofrece los mejores masajes y tratamientos para las personas que verdaderamente disfrutan consentirse. También la barbacoa con todos los huéspedes como el ritual de champaña son las perfectas oportunidades en el día para socializar con la gente y aunque mis amigas y yo no ligamos ni una mosca, nos pareció una manera muy padre de hacer amigos en el viaje.

  #ITGIRLTAKESVALLARTA:
Quien sabe si fue el efecto de estar bajo burbujas las 24 horas pero no saben lo mucho que disfruté Punta Mita. Los dos campos de Golf están impresionante y que decir de esos atardeceres, por supuesto que voy a regresar y repetir el mismo viaje. Lo único que me ahorraría sería la ida a Sayulita, muchas personas dicen que está súper bonito pero a mi me pareció demasiado bohemio y liberal, en fin cada quien sus gustos. Una semana después volví a tomar el mismo vuelo que me llevó a Punta Mita sólo que esta vez si me quedaría a conocer el encantador Puerto de Vallarta.
La playa en el Hotel Mousai.
Ya conocía Vallarta pero jamás había podido ir con amigas, siempre era el típico viaje familiar donde no podía salir más que a cenar con mis papás. Gracias a Moroccan Oil se dio la oportunidad y nos fuimos pura vieja y yo a instalarnos dentro del fabuloso Hotel Mousai. Ubicado en el desarrollo Garza Blanco este exquisito hotel estilo boutique es la expresión total de lujo y modernidad. Todos los cuartos están decorados con el mejor de los gustos, cuentan con inteligencia, baños divinos, mini bar a full y una enorme terraza con jacuzzi incluido.
Lentes de Salvatore Ferragamo.

Una amiga me había dicho que los extremos de Vallarta son los más bonitos y estaba en lo correcto. El Mousai es el último hotel osea, literal, se recorre todo el puerto para llegar pero cada kilometro a lo lejos del corazón de Vallarta vale la pena. La playa esta divina, el color del mar es completamente turquesa y los paisajes son impresionantes. Por su exclusividad, servicio y ambiente 100% recomiendo el Hotel Mousai, en pareja o con amigos es el hot spot para comer rico y disfrutar de sus cocktails. Moroccan Oil se lució y nos dio el súper brazalete "All inclusive" por eso es que todo el menú me atrevo a decir que tienen que probarlo.
Desde el yate "Mamma Mia".
En Vallarta la verdad que a diferencia de Punta Mita, hay mil cosas que hacer y muchos lugares a donde ir. Lo más destacado en el mapa de It Girl son las siguientes paradas: cena en La Leche, visita a la marina y comer en cualquiera de los restaurantitos alrededor, fiesta en el Strana y por supuesto un paseo en altamar. Se me hace que tendré que regresar pronto para poder decirles muchos más tips.

 #ITGIRLTAKESACA:

¿Qué creen? No me maten pero no voy a poder concluir esta guía, ya que mientras escribo este último párrafo, me encuentro aterrizando en el aeropuerto Los Ángeles. Sin embargo estaré regresando a Acapulco este fin de semana y para que vean que no soy mala onda les voy compartiendo que mi rutina favorita cuando estoy en Aca es: correr en la Playa de Acapulco Diamante, pasar por un Starbucks a la Isla, comprar revistas en el Mayan Palace y después estar todo el día en el camastro. Mis restaurantes favoritos son el Becco, Zibu, Shu y mi consentido de todos es el Kookaburra. Para mi Acapulco es un clásico y siendo sinceros la verdad tendría que hacer un post completo sobre porque Acapulco es el rey de reyes. No por nada el Baby lleva años siendo el mejor antro para bailar en todo México, miles de generaciones hemos ligado en esa pista XOXO.


1 comentario:

  1. Punta Mita es lo maximo! Que delicia de viaje. http://www.thepaarblog.com/

    ResponderEliminar