lunes, 12 de junio de 2017

Start spreading the news...


It Girl

Una mujer con gran sabiduría alguna vez dijo que niñas entre 20 tantos, año con año vienen a Nueva York en busca de las dos Ls -labels and love-. Tal cual como mi gran ídola, mi estilo lo tengo conquistado desde temprano edad, sin embargo lo que he estado buscando como loca y no encuentro es al hombre de mi vida. Siguiendo mi corazón It Girl México por fin llega a la ciudad en la que si triunfas aquí, lo haces en cualquier lugar del mundo. Manolos, los escalones del Met y las luces son la mayor fuente de inspiración y desde toda la cuadra de Bergdorf Goodman por fin entiendo que todo llega justo en el momento correcto XOXO. 
The Plaza. 
Quizás no haya crecido en Nueva York pero estoy segura que mi alma nació aquí, siento una conexión tan grande con Manhattan que algo me dice que pronto será mi nueva casa. Sonará a cliché pero estando en el Plaza lo único que escuchaba era la voz poeta de Carrie diciendo que el mundo se divide en las niñas lacias y básicas y en las fabulosas como complicadas Katies de primer mundo. Claro que mi supuesto Big no estaba ahí para preguntarle porque no se había casado conmigo y decirle "Your girl is lovely, Hubbell", pero mi corazón por fin pudo decirle adiós. 
Empire State. 
Toda mi vida he pensado que vivo en mi propia película y para prueba gracias a Dios tuve la suerte de estar en Nueva York justo y preciso en el 19 aniversario de Sex and The City, coincidencia no lo creo. Todo brilla en esta ciudad, historias mejor que "Romeo y Julieta" han nacido aquí y con tan sólo mirar hacia arriba te sorprendes, ahí siempre estarán los edificios más emblemáticos de todos. 
Madison Avenue. 
Es impresionante como sitios con referencia en un tema particular te pueden transmitir tanto, esta visita estuvo completa con magníficas señales de que el blog va en la dirección que le corresponde. De todas, la más grande sin duda fue caminar por la Quinta Avenida y desde afuera de las tiendas oler cierto perfume que me recordó a la primera vez que vine a Nueva York; tenía doce años y para sentirme como toda una "Park Princess" compré ese mismo perfume porque era "de marca" y en cierta forma me hacia sentime parte del glamour del Upper East Side. Casi 14 años después, he logrado todo lo que soñé aquella vez y al probarme una vez más ese mismo perfume, me agradó pero no lo compré porque ahora tengo uno que me gusta más y eso es exactamente mi punto final.
The Met. 
Los sueños siempre mejoran y Nueva York me está pidiendo cumplir los que ahora tengo en esta etapa de mi vida. What happens next, only time will tell...

1 comentario:

  1. Me encantó!! Creo que tienes razón hay ciudades que nos llaman dependiendo de la personalidad, para mi es Londres, cuando llegué a vivir aquí, a pesar que soy mexicana y amo a mi país, sentí que había llegado a mi casa. Mucha suerte en lo que sigue!!

    ResponderEliminar